La Perversion Llamada La Ley de Igualdad
 
La Perversion Llamada La Ley de Igualdad
Written By Laurie Higgins   |   03.14.19

Cualquier legislador que respalde la Ley de Igualdad, cuyo nombre es asquerosamente erróneo, cuya aprobación es la máxima prioridad legislativa de la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, es ignorante, cobarde, estúpido, malvado o todo lo previamente dicho.

La Ley de Igualdad busca enmendar la Ley de Derechos Civiles de 1964 al agregar la “orientación sexual” (que en realidad solo significa homosexualidad y bisexualidad) y la “identidad de género” como condiciones protegidas. Además, tambien desafía la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa (RFRA), esencialmente neutralizándola. Según los National Religious Broadcasters, la aprobación de la Ley de Igualdad, el cual “no tiene una exención efectiva para empleadores religiosos…. en realidad elimina cualquier recurso a RFRA en demandas judiciales derivadas de sus nuevas provisiones “.

Si se aprueba, la Ley de Igualdad requeriría que la ley federal reconozca los sentimientos subjetivos y desordenados y las conductas desviadas como características protegidas. La ley federal reconocería absurdamente el homoerotismo y el enmascaramiento del sexo cruzado como condiciones que deben tratarse igual a la raza y el sexo biológico, que son condiciones objetivas, hereditarias al 100% que, en todos los casos, son inmutables y no tienen implicaciones de comportamiento.

Primero, una palabra sobre palabras:

El término “orientación sexual” es una construcción retórica izquierdista que se utiliza para presentar la heterosexualidad y la homosexualidad idénticamente. Los izquierdistas creen que las dos condiciones son la otra cara de la misma moneda de la sexualidad y que son iguales en estatus moral. Pero esa visión es un supuesto discutible, no un hecho. En verdad, la homosexualidad (y la bisexualidad) representan el desorden del deseo sexual humano. En cualquier sentido objetivo, todos los humanos son heterosexuales en el sentido de que la especie se reproduce heterosexualmente.

No hay una característica que define objetivamente la homosexualidad. Son solo sentimientos, nada más que sentimientos, y actos sexuales elegidos libremente. Y, dado que lo es, no pasará mucho tiempo antes de que otros grupos que colocan los sentimientos sexuales desordenados y los actos sexuales elegidos libremente en el centro de su identidad peticiónen su inclusión como una “orientación sexual” en las leyes y políticas contra la discriminación.

¿Por qué es que los homosexuales y los imitadores entre los sexos son los únicos grupos constituidos por sentimientos subjetivos y actos volitivos que son reconocidos como grupos protegidos? ¿Por qué la Atracción Sexual Genética (es decir, el incesto), el poliamor, la zoofilia (es decir, la bestialidad), el BDSM, el infantilismo, el voyeurismo y la Atracción Menor (es decir, la pedofilia y la pederastia) deben reconocerse como características protegidas? Al pensarlo, ¿por qué la ley no reconoce los matrimonios de hermanos, hermanas o cinco personas de géneros variados o sin género como matrimonios? El amor es amor, o eso nos dicen.

Si las personas van a entender correctamente los problemas culturales relacionados con la homosexualidad y el enmascaramiento cruzado del sexo, deben dejar de usar los términos “orientación sexual”, “gay” y “transgénero”. Esos términos incluyen, defienden y difunden un conjunto de suposiciones falsas y destructivas sobre la naturaleza y la moralidad del homoerotismo y el enmascaramiento entre sexos, y se utilizan para transformar nuestro panorama moral y político, incluida la erradicación de los derechos de la Primera Enmienda.

Una vez que la ley está obligada a proteger a dos grupos a base de sus sentimientos sexuales internos subjetivos y comportamientos sexuales volitivos, abrimos una Caja de Pandora de males que inevitablemente dará lugar a conflictos entre los nuevos derechos legales de aquellos que abrazan la desviación sexual como “identidad” y 1. los derechos de la Primera Enmienda de quienes rechazan la desviación sexual, 2. el derecho moral de las empresas a exigir baños, vestuarios y duchas que correspondan al sexo biológico, 3. el derecho de las empresas a negarse a contratar o despedir a una persona que elige hacerse pasar por el sexo opuesto, y 4. el derecho de las escuelas públicas a negarse a contratar o despedir a un empleado que elige hacerse pasar por el sexo opuesto.

No hay nada intrínsecamente injusto en tratar a las personas de manera diferente en función de sus elecciones volitivas. No hay nada injusto en tratar a las mujeres biológicas como diferentes a los hombres biológicos que se hacen pasar por mujeres. Y es manifiestamente justo y apropiado que una organización o empresa despida a personas como Thomas Donnelly, un miembro de defensa y seguridad nacional del American Enterprise Institute y aficionado al BDSM que ahora se hace pasar por una mujer llamada “Giselle.” https://makeoverswithelizabethtaylor.com/ cliente-fotos / giselle /

Al igual que la prohibición legal de la discriminación basada en sentimientos y actos homoeróticos entra en conflicto con la prohibición legal de la discriminación religiosa, también lo será la prohibición legal de la discriminación basada en los sentimientos de masculinidad y feminidad y los actos relacionados con esos sentimientos que se ponen en marcha en conflicto con las prohibiciones religiosas y la discriminación sexual. Es moralmente e intelectualmente insostenible que los sentimientos subjetivos y los actos volitivos reemplazen tanto al sexo biológico como a la religión como una clase protegida.

El solo hecho de apegar la palabra “igualdad” a la legislación no la transforma mágicamente en algo bueno y no la convierte en igualdad. La Ley de Igualdad, como la ERA, no se trata de la igualdad. La Ley de Igualdad, como la ERA, sirve a los intereses tiránicos de la comunidad “LGBTQQAP”. Y ambos serán utilizados para negar los derechos de las mujeres y los cristianos.

Aun las feministas radicales ven la amenaza que representa para las mujeres la Ley de Igualdad. Kara Danksy, asesora principal del Centro para la Justicia de la ACLU y miembra de la junta directiva del Frente de Liberación Femenista radical feminista, dijo esto en un foro organizado por la Fundación Heritage:

Si interpretamos la palabra sexo como identidad de género, lo que estamos diciendo es que las mujeres y las niñas no existen como una categoría digna de protección de sus derechos civiles. Las feministas han estado luchando por cientos de años en este país y por miles de años en otros lugares … por los derechos de las mujeres y las niñas en muchos ámbitos, pero, para mis propósitos, en el ámbito legal y político. Y hemos ganado victorias realmente importantes. Y no quiero verlas retiradas.

¿Alguien mira alrededor del mundo y de la historia y ve que los homosexuales y las personas sexualmente delirantes contribuyen más bien que los cristianos teológicamente ortodoxos cuyos derechos a ejercer la religión libremente, hablar libremente y asociarse se están deshaciendo lentamente? Cuando los desviados sexuales ganen el día, esto ya no será América, y el mundo será un lugar más oscuro.

Laurie Higgins
Laurie Higgins became the Illinois Family Institute’s Cultural Affairs Writer in the fall of 2008. Prior to working for the IFI, Laurie worked full-time for eight years in Deerfield High School’s writing center in Deerfield, Illinois. Her cultural commentaries have been carried on a number of pro-family websites nationally and internationally, and Laurie has appeared on numerous radio programs across the country. In addition, Laurie has spoken at the Council for National Policy and educational conferences sponsored by the Constitutional Coalition. She has been married to her husband for forty-four years, and they have four grown children and nine grandchildren....
IFI Featured Video
But Wait… There’s More
Get Our New App!